miércoles, 10 de marzo de 2010

Otra vez se ve inerte
y se larga a correr
y reanda antiguos laberintos
Recolecta piedras que, dice, luego tirará para hallar el camino de regreso
Pero se llena los bolsillos y los vacía. No tolera el peso.
Busca el punto más alejado en el horizonte y va y busca otro punto aún más lejos
una y otra vez
pero siempre, dice, va a ningún lado.
Cosa imposible porque siempre anda tratando de alejarse.
¿Alejarse?
Sí, alejarse.
Y es inútil
Por mucho que camine
corra
con pies hasta que se rompen los talones
con manos hasta quedarse sin fuerzas.
Y aunque trate de abandonarse
y se golpee las entrañas
Nunca se aleja
siempre
se lleva a cuestas.

1 comentario:

Joaquin. dijo...

http://www.lilela.net/wp-content/uploads/ouroboros_lezard_tatou.jpg


aca tenes un ouroboros natural!